Pequeñas felicidades

Pequeñas felicidades

floresCapturar detalles y momentos gratos, nombrarlos como una forma de prolongar su existencia  a través de nuestras palabras y así alimentar nuestros pensamientos.

.

De vez en cuando me sorprendo descubriendo un árbol precioso en mi propio barrio, debo haber pasado decenas de veces frente a él, sin mirar, sin expectativas, ni disposición para poder reconocer algo fuera de mi misma. Me doy cuenta, que perdí la oportunidad de disfrutar de algo bello que estaba allí, pero no tuve la capacidad para ver más allá de mis preocupaciones cotidianas.

Advierto a través de mi experiencia personal y como psicoterapeuta, que con frecuencia eso nos sucede también a los padres y madres, con los miembros de nuestra propia familia. Pero en este caso, las percepciones en relación a los hijos, están cargadas de tantas expectativas, que no logramos ver lo que nuestros hijos e hijas son, sino lo que les falta para que sean lo que nosotros queremos que sean. Nuestra mirada está cargada de subjetividad y ella puede filtrar y distorsionar, dificultando que podamos ver lo bueno y bello que hay en los demás, mientras estiramos los defectos, las carencias, las omisiones, los errores.

Nociones sencillas de inteligencia emocional como expresar satisfacción, tiene gran importancia para alimentar la subjetividad y aprehender de nuestro entorno. Los momentos de alegría no sólo vienen, se crean por ejemplo cuando nos dejamos tocar por la belleza de un encuentro humano. Me comentaba un joven después de vivir un tiempo fuera del Perú, cómo miraba ahora la ciudad al reencontrarse con ella: “En el camino hacia aquí, no dejaba de mirar a la gente, hasta que me crucé con la sonrisa de un niño en el micro, me hizo el día!” – me explicaba con sencillez y sensibilidad. Expresar nuestras satisfacciones, equilibra, aclara nuestra mente y permite vivir la vida con mayor plenitud.

Con esta convicción y satisfecha conmigo misma por dar mi primer paso en este blog, es que les extiendo una cálida invitación para expresar las pequeñas cosas que nos alegran el día. Les invito a  recordar, encontrar y escribir brevemente acerca de los momentos precisos, como una manera de prolongar en la palabra su existencia. Empecemos por reconocer las experiencias gratas en nuestro cotidiano familiar.

Aquí les comparto pequeñas cosas que recogí mientras trabajaba con distintos miembros de la familia. Adivinen quién dijo cada cosa…

• Cuando mi papá llega temprano y puedo jugar con él.

• Reír a carcajadas porque sí.

• Una conversa sincera.

• Que un amigo me invite algo rico de su lonchera.

• Bailar y estirarme con libertad.

• Ver que aparece una flor en mi cactus o en el jardín.

• Perderme un par de días en un buen libro.

• Sentir el aroma de las limas, las madreselvas o los jazmines.

• Ver a mis hijos profundamente dormidos.

• Recibir una invitación grata.

• Que no me hagan esperar y que me esperen de buen humor.

Anuncios

10 comentarios sobre “Pequeñas felicidades

Agrega el tuyo

    1. Me parece que preguntarse por el bien del hijo es muy valioso en el aprendizaje de la paternidad. Pienso en la importancia de conocerse mutuamente. Que lo aceptes incondicionalmente y le permitas disfrutar de tu afecto. El padre que no vive con sus hijos no deja de ser importante, por el contrario suele ser idealizado y buscado, por ello tu cercanía respetuosa y afecto favorecerá su armonía y desarrollo.

  1. Tengo gratos recuerdos del tiempo en que mis hijos eran menores, hubieron momentos muy dificiles, pero por ellos, tuve un aliciente para solucionar dificultades. Darse tiempo para apreciar a quienes nos necesitan y a uno mismo.

  2. Cuando mis hijos eran pequeños los desayunos del domingo eran nuestro momento más feliz, porque nos levantábamos tarde, no teníamos que bañarnos y…. por La Manchita de Radiomar, que era un programa de radio que nos hacía reir hasta no poder más. Creo que en realidad hubieramos reido de cualquier otra cosa… ¿por que no seguimos siendo niños toda la vida?

  3. Cuando mis hijos-los cuatro- aún estaban juntos y cerquita a su mamá, hicimos un viaje al Callejón de Huaylas. Nunca olvidaré y creo que tampoco ellos los momentos de dicha al descubrir la belleza de un atardecer o amanecer, tan “cerca” del Huascarán, de las noches de luna en un cielo aterciopelado, con estrellas cercanas y vías lacteas viajeras., las escursiones diurnas : Llanganuco…Monterrey… y tanto más para recordar. Creo que fue una etapa dichosa, cuya luz sigue alumbrándonos.Felicitaciones Silvia querida y gracias por este portal que nos llama a pensar y sentir.

    1. Gracias por estos hermosos recuerdos que actualizan y transmiten gratas sensaciones. Entrar en contacto con la naturaleza, nos puede dar armonía y alegría porque somos parte de ella, pero creo que es neceasio tener disposición para percibirla y disfrutarla.

  4. Vivir en un tercer piso con un pequeño patio y una casa frente al mar me ha permitido disfrutar diariamente del volar de las gaviotas y de la luz de la luna llena. Recuerdo que a mi hijo, hoy de 26, lo llamaba emocionada, interrumpiendo su programa de tv, para “ver lo hermosa que estaba la luna”. A veces se bromeaba con mi “romanticismo”. Hoy que vive lejos, escribe mucho sobre detalles del paisaje que tiene ante sí, sobre la belleza de la naturaleza. Desde esas líneas percibo que ambos aprendimos a disfrutar de lo que la naturaleza nos regala.

    1. Hay algo especial en esta maravillosa combinación que nos evocas. La naturaleza apreciada por los padres y compartida con sus hijos, transmite un goce estético y afectivo. La luna es más hermosa cuando tenemos cerca a nuestros seres queridos, es un doble placer por partida doble y queda impregnado en la memoria de lo grato. Querida Emma, tus recuerdos me trajeron el recuerdo de mi hija a los cuatro años, diciéndome en una noche de cuarto mengante: MAMA HOY LA LUNA NOS ESTA SONRIENDO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: