Posteado por: Silvia Ochoa | agosto 28, 2011

Identidad sexual y estereotipos en la educación infantil

Ps. Silvia Ochoa Rivero

Entrevista realizada para El Comercio http://elcomercio.pe/impresa/notas/formacion-identidad/20110828/1259647

¿Qué es la identidad de género?
Es el reconocimiento de uno mismo en tanto varón o mujer,  se trata de un proceso que está basado en dos componentes que se integran: uno biológico y otro psicológico. El primero se refiere a las características de los cromosomas, las hormonas y los caracteres sexuales internos y externos, mientras el segundo, al trato asignado por el entorno desde la primera infancia, en correspondencia con la apariencia genital externa.  El aspecto genital desencadena la adjudicación de un nombre, un sexo legal con el que se inscribe el acta de nacimiento y un trato diferenciado masculino o femenino, con el que inicia su relación con el mundo, ello repercute en la formación de su identidad, ya que influirá en su pensamiento y su conducta. Sin embargo ello puede ser fuente de error en muchas situaciones.

¿Cómo se forma la identidad de género en la infancia?

La formación de la identidad de género se inicia en la primera infancia con el desarrollo del concepto de sí mismo o sí misma y con el descubrimiento y actitud hacia el propio cuerpo, siendo el aprendizaje social, el factor más importante en la configuración de género. Cuando el niño o la niña se separan de la madre empiezan a descubrir quiénes son, cómo es su cuerpo y cómo es el cuerpo de las y los demás, lo que puede o no hacer su cuerpo, y lo que su entorno espera que haga o deje de hacer, está reconociendo rasgos de esta identidad. “Soy varón o soy mujer” es una afirmación que se espera que los niños logren antes de los dos años de edad y que se mantenga estable. Sin embargo, el conocimiento que tiene el niño o niña de su cuerpo y de su sexo cambia con la edad en correspondencia con su desarrollo intelectual y el desarrollo de su subjetividad, su deseo, su fantasía. Las niñas y los niños menores de tres años tienen una visión muy sencilla del género. Ellos pueden creer que basta con ponerse una falda y peluca, para que un hombre se transforme en mujer. El niño o niña aprende primero el rótulo de niño-niña de la misma manera como aprende los nombres para silla, mesa, juguete, etc. Luego aprende otras características que le dirán cuándo una persona es hombre o mujer, incorporando las diferencias genitales hacia los cinco años. Posteriormente, cuando ha llegado a cierto nivel cognitivo, comprenderá que el género es una característica permanente, en este momento estará en condiciones de advertir mediante la observación y la imitación, que hay determinadas conductas esperadas para uno u otro sexo, de la misma manera en que aprenderá a valorar y rechazar determinadas conductas y a determinadas personas que no se ajusten al estereotipo sexual, especialmente si los modelos adultos lo hacen.

Son muchas las situaciones en que no hay correspondencia entre el comportamiento de un niño o niña y lo que espera en su medio sociocultural en relación al género asignado y algunas sociedades como la sueca, han empezado a cuestionar la prematura adjudicación del rol sexual a los infantes a quienes se les quiere dar mayor libertad para formar su identificación con lo masculino o femenino, dado que los individuos no nacen hechos psicológicamente como varones o mujeres, sino que la constitución de la masculinidad o de la feminidad es el resultado de una construcción producto de la interacción con el medio familiar, escolar y social, proceso que desemboca en la identidad sexual, considerada como una serie de sentimientos, percepciones, actitudes a nivel profundo por las que el varón y la mujer se sienten y aceptan como tal. Ello ha sido materia de polémica en la reciente experiencia de Egalia. Ver: http://www.stockholm.se/-/Serviceenhetsdetaljer/?enhet=f90dc7c3daa948da9190e3789c768ac4

-¿Qué puede pasar si evitamos que los niños pequeños se formen una identidad de género “social”, como mencionan en el nido sueco de Egalia?
No creo que dejen de formar una identidad de género social, porque van a seguir socializando, es decir interactuando con los que se parecen a ellos y con los que son diferentes y desarrollarán una forma de comprender sus propias preferencias, aquí el componente biológico también hará su parte en cuanto a las características de género, sabemos que hay una serie de comportamientos universales que suelen diferenciar a varones y mujeres en distintas culturas. Lo que es probable que suceda, es que estén menos presionados a comportarse de acuerdo a las expectativas sociales tradicionales, estarán menos marcados por los estereotipos de género, como suele ocurrir en la educación inicial tradicional en nuestro país, es decir los niños podrían sentirse menos comprometidos con la subjetividad de los adultos para seguir sus creencias acerca de los colores, juegos, personajes, actitudes, intereses, capacidades y comportamientos que suelen entenderse como propios de varones o mujeres. Sin embargo, la conciencia e identidad de género permite un orden en la comprensión social durante la infancia que facilita el aprendizaje de roles sociales. El género estructura y organiza la subjetividad en formación, pero si ambos géneros aprenden a comportarse mostrando rasgos adjudicados típicamente a varones o mujeres su capacidad y desarrollo personal se amplifica.

-¿Te parece que esa tendencia en Suecia es algo que se va a expandir en otros países?
Me parece que hay una tendencia hacia la androginia, que va tomando mucha fuerza y sobre el que es interesante reflexionar, para que no sea el seguimiento de una “moda” que acentúa en la ambigüedad, pero que al hacer más débil la frontera entre géneros, podría desorientar las relaciones interpersonales intergeneracionales que son las que se dan en la escuela y los niños puedan ir a la deriva y descalificar a los modelos adultos desde tempranas edades.
Sin embargo, en cualquier contexto, incluso el contexto que pretende presentarse como neutral, el sujeto va construyendo una idea de sí mismo como perteneciente a uno otro grupo de asignación sexual atendiendo a estos elementos. Esta identificación impregna muy diversos ámbitos de su vida, desde su comportamiento a su manera de razonar o pensar.

-¿Qué otras formas (aparte de la adoptada por el colegio sueco) hay de motivar en los niños la igualdad de género, de raza, etc.?
– Reflexión acerca de un modelo educativo con igualdad e oportunidades para niños y niñas.
– Identificar el papel del educador y educadora dentro del proceso de desarrollo de identidad
sexual.
– Revisar las expectativas de acerca del comportamiento de los niños o niñas y evitar sancionar o comportamientos estereotipados, por ejemplo, cuando las niñas no son obedientes o no se muestran socialmente maduras según lo esperado, son percibidas negativamente por los profesores que los niños que actúan de igual manera.
– Permitir igualdad de oportunidades a ambos géneros en el juego, el desarrollo de capacidades intelectuales, afectivas y sociales, incidiendo en el respeto por las características particulares de cada persona y sus diferencias consigo mismo.
– Desarrollo de la empatía, es decir de la capacidad de ponerse en el lugar del otro.

Anuncios
Posteado por: Silvia Ochoa | agosto 17, 2011

La seguridad en la escuela y el derecho a la intimidad

Cuando nadie me ve puedo ser o no ser

Ps. Silvia Ochoa Rivero

En estos días en que “la seguridad de las personas” está en la agenda pública, institucional y familiar,  se habla con más vigor de las acciones preventivas que pueden evitar la violencia en todos los ámbitos. Muchas son las escuelas que han tomado medidas y para ello, han adquirido o están presupuestando cámaras de seguridad para filmar, no sólo la entrada del colegio y las amenazas externas a sus alumnos, sino también los patios, las aulas y hasta la entrada de los baños.

Personalmente veo con inquietud esta medida. No concuerdo con los docentes y padres de familia que las promueven, pero respeto y comprendo su preocupación por la violencia en la escuela y la necesidad de identificar  a los responsables de una acción de bullying por ejemplo y que ella no quede impune.

Sin embargo me queda la pregunta, ¿qué se resuelve con el control externo?, ¿qué lugar tiene esto en la formación de la personalidad ética?, ¿qué más queda por hacer?. Las escuelas, lugares de formación, ¿van a renunciar a formar una moral autónoma en sus alumnos?.

Hace unos días conversaba con estudiantes de secundaria de uno de estos colegios en que ya se han implementado estas cámaras por doquier, y ellos mismos afirmaban que si ellas no estuviesen, actuarían de otra manera, el control externo si funciona, se puede “actuar para las cámaras“. Sin embargo, ellos mismos señalaban que aprovechan de las “zonas liberadas de cámaras” para trasgredir las normas escolares, “cuando nadie me veo puedo ser o no ser“, como dice la canción.

Me deja inquieta también la sensación de omnipresencia de los adultos, los que todo lo saben, todo lo ven, los  que vigilan y controlan y con ello preservan el buen comportamiento que queda regulado. Pero en el Perú, ¿qué regulaciones existen para respetar el espacio privado de las relaciones interpersonales, para el derecho a la intimidad de las personas, no sólo adultas sino escolares en inicial, primaria y secundaria?.

En Argentina, el tema regulatorio ya está en debate y hay mucha controversia, creo que es saludable que exista, y que de la reflexión y del respeto, se generen criterios más amplios basados en el interés en el desarrollo de las personas y una sana convivencia entre ellos.

Los invito a ver informarse acerca del reciente rechazo de las cámaras en las escuelas de Buenos Aires.

Posteado por: Silvia Ochoa | julio 11, 2011

JUNTOS TRAS LA SEPARACION FAMILIAR

¿Qué sucede cuando los padres que dejaron el país en busca de un mejor futuro y encargaron el cuidado de su hijo recién nacido a los abuelos y tíos deciden regresar luego de varios años para reencontrarse con los suyos y llevarse al menor? ¿Qué dificultades o temores enfrenta el niño ante la reagrupación familiar?

Entrevista a Silvia Ochoa, resumida en El Comercio Lunes 11 de julio del 201

Ver    http://elcomercio.pe/impresa/notas/vinculos-primera-infancia/20110711/851816

A los padres les asiste el derecho a volver por el niño, pero ¿qué sucede con el menor?, ¿un mes es suficiente para el reencuentro con los padres y viajar a un nuevo entorno?
No lo creo, no se puede cubrir cinco años de ausencia en un mes de intercambio. La adaptación es un proceso, requiere de experiencias en el tiempo, el niño debe conocer a sus padres, para sentirse seguro de su cariño, mucho más después de haber sido encargado a la familia. Los padres deben de conocer a su hijo para poder comunicarse con él y entregarle un afecto saludable, ya que es posible que en su intento de recuperar el tiempo perdido, traten de complacerlo todo y llenarlo de regalos materiales para compensar su ausencia, ganarse su cariño y sentirse menos culpables, cuando lo fundamental es lograr un acercamiento respetuoso, no atropellarlo con la velocidad de los padres ni tratarlo como un objeto que se encarga y se recoge. Todo ello requiere tiempo, pero el hecho que retornen es importante, aunque se hayan perdido de su primera infancia.

¿Qué tan importantes son los vínculos durante la primera infancia?
Los vínculos afectivos en la primera infancia son fundamentales ya que estructuran y organizan la personalidad, dejando un impacto afectivo muy profundo. Los vínculos se construyen en el contacto cotidiano entre padres e hijos y su continuidad o discontinuidad puede afectar el equilibrio y desarrollo emocional. De ahí la importancia de preservar el vínculo de la madre biológica, pero también el vínculo que este niño ha establecido con su familia, que ha asumido el rol de “padres sustitutos del niño”, ya que él conoció el mundo a través de esta familia.

¿Cuál es el impacto emocional y psicológico en el menor?
Hay dos impactos importantes en esta situación en relación a sus padres biológicos. El impacto de la separación y el impacto del encuentro. Los padres “decidieron la separación”, por las circunstancias que explican, delegan a la familia su responsabilidad de atención de todas las necesidades de su bebé, para ocuparse en la distancia de proveer recursos económicos para su manutención. Esta acción tiene un impacto muy fuerte en el desarrollo afectivo del niño, es una separación forzada para el niño, difícil de sobrellevar. La separación temprana con sus padres, supone un sufrimiento emocional para el niño, que sin bien es compensado por la familia extendida, se ve limitado en una serie de aspectos como la lactancia. Asimismo se generan vínculos de apego y seguridad emocional con los tíos y abuelos como producto del acompañamiento en las tareas del crecimiento. En este sentido, también existe un impacto en la familia que establece un vínculo y se encariña con ese niño porque lo ve crecer y acompaña su desarrollo en ausencia de los padres biológicos, ello implica un compromiso emocional de ambas partes.
En cuanto al impacto del encuentro, este es un momento especial, que debe ser preparado y cuidado, ya que el lugar de los padres ausentes, recién se empezará a cubrirse con el encuentro entre ellos.

¿Cómo debe ser el acercamiento con los padres, acaso progresivo? Pautas para preservar la estabilidad emocional del niño
La familia que ha estado a cargo del niño tiene la confianza de él y la manera en que ellos le hablen del encuentro con sus padres va a facilitar o dificultar el mismo. Sería conveniente hablarle con sencillez y buen ánimo acerca del encuentro que se va a producir. Dejarlo expresar su emociones positivas y negativas, sus temores, sus expectativas sin calificarlo bueno o malo, solo alentarlo a conocer a sus padres. Evitar forzar el afecto, es probable que pasen por un breve periodo de “luna de miel”, pero el verdadero vínculo se construye cuando se puedan enfrentar tanto a las alegrías, como las dificultades. También será importante que el niño viva la armonía entre sus seres queridos y no sentirse “tironeado” por ambas partes pues se le complicaría más el acercamiento. En este sentido los padres no deben desautorizar o criticar a la familia sino más bien expresar su agradecimiento frente al niño. Será bueno que pasen algunos momentos juntos y progresivamente pasen momentos sólo con los padres.

Cuando al niño le plantearon ir a Italia con sus padres, él accede siempre y cuando viaje con sus abuelos y tíos y retorne a su casa en breve. ¿ ¿cómo deben manejar esa situación tanto los padres como los familiares que rodean al menor?
Son varios los entornos a los que debe adaptarse paralelamente, cada uno de ellos implica una pérdida y un cambio de su situación anterior. El niño debe hacer nuevos aprendizajes sociales, verbales y afectivos simultáneamente. En el entorno afectivo: dejar a su familia grande y empezar el conocimiento mutuo con sus padres, su manera de tratarlo y su nueva organización familiar. El entorno sociocultural: a los cinco años tiene ya un desarrollo verbal en castellano que no podrá usar en situaciones cotidianas con otros niños para jugar.

En este sentido puede ser importante escuchar al niño y considerar la posibilidad de que viaje con algún miembro cercano de su familia extendida, de tal manera que sea un puente entre estos dos mundos y no se establezca otra ruptura temprana. Ello facilitaría que progresivamente acepte la idea de una nueva casa con sus padres.

Finalmente, si los padres deciden llevárselo, ¿cuáles serían las consecuencias de llevárselo son la debida preparación? ¿dejaría secuelas psicológicas de por vida?
Llevarlo sin la debida preparación me parece provocar una acción situación de riesgo que puede ser contraproducente para el niño, pero también conflictiva para sus padres y la familia extendida. Creo que si bien las secuelas pueden ser trabajadas en la adolescencia y adultez, la reparación suele dejar huellas.

En la situación presentada los padres privilegiaron hace cinco años factores económicos sobre los vínculos afectivos y posiblemente desconocieron las implicancias de esta “separación forzada” para el niño. Esto es algo que ahora debe cambiar pues el dinero del trabajo es necesario, pero no compra el afecto y la atención de calidad. Ello implica poner el beneficio del niño por encima de todo y dedicarle el tiempo de la ausencia, evitando que en el primer tiempo pase muchas horas fuera del espacio familiar que necesita descubrir y disfrutar.

Posteado por: Silvia Ochoa | enero 2, 2011

DESENCUENTROS CON LA PAREJA DE LA MADRE

Ps. Silvia Ochoa Rivero

Entrevista preparada para El Comercio 02-01-11

http://elcomercio.pe/impresa/notas/mama-no-me-gusta-tu-novio/20110102/692615

 

1. ¿Cuáles son las actitudes por parte del padrastro o novio de la madre que pueden hacer sentir incómodas a las hijas?

Las hijas en la adolescencia necesitan independencia, mientras la nueva pareja de su madre puede querer estrechar vínculos familiares, ellos pueden ir en sentidos opuestos y puede ser particularmente incómodo:

– Que quiera forzar situaciones familiares sin haberse ganado la confianza, ya puede ser entendido como intromisión.

– Que trate de imponerse como nueva autoridad sin respetar los roles y procesos familiares.

– Que no considere los límites de la proximidad física y se muestre un tanto “confianzudo”.

– Que asuma un rol muy protagónico en espacios sociales y familiares.

– Que lance piropos o demuestre actitudes de celos hacia las hijas.

 

 

2. ¿Cuál debe ser la reacción de las chicas en esos casos? (Hacer caso omiso, tomarlo con humor, etc)

Una de las habilidades sociales que las adolescentes deben utilizar es la asertividad, decir lo que siente sin agredir, poner límites a los demás en las relaciones que establecen con ellas. Es decir, si se sienten incomodas por el trato que reciben de los varones en su entorno, es importante que defiendan su derecho a ser bien tratadas, especialmente si perciben que hay algo fuera de su lugar o se están propasando. En estos casos es importante explicar la incomodidad sin violencia y de preferencia en presencia de una tercera persona que pueda apoyarla. Hacer caso omiso o tomar con humor una actitud incómoda, puede ser contraproducente ya que el humor puede traer  ambigüedad y “quien calla otorga”.

 

3. ¿Qué pasa si la madre no nota estas situaciones? Por ejemplo, que el hombre tenga un sentido del humor un poco grosero, que sea muy mandón, que se atribuya un rol paterno que no le toca, etc.

Lamentablemente hay madres que tienen dificultad para ser empáticas con sus hijas y advertir los riesgos que atraviesan, o que por su condición de enamoramiento con su nueva pareja no perciben inmediatamente  la situación de incomodidad en el trato que reciben y pueden creer que se trata de exageración o rebeldía adolescente de sus hijas. Sin embargo, si son alertadas por ellas u otras personas de su confianza pueden reaccionar positivamente, revertir la situación y ordenar las relaciones. Para ello hay que apelar a su sentido y capacidad de protección y de amor materno.

 

4. Las situaciones de índole sexual: ¿qué hacer cuándo sientes que la pareja de tu madre se siente atraído hacia ti? ¿qué ocurre si no tienes ninguna prueba?

Al llegar la pubertad, las chicas irradian un atractivo sexual que los hombres del entorno aprecian y  les atrae, hasta allí no hay dificultad. El problema está cuando ellos no son capaces de manejar esta situación y pasan de la atracción al deseo y del deseo a la acción.  El otro problema está cuando la joven adolescente busca afecto y se siente importante por el trato preferencial que recibe de parte de la pareja de su madre que muestra interés en seducirla. En estas circunstancias,  un agravante puede ser la distancia en la comunicación entre la madre y la hija y la dificultad de esta última para DECIR NO a los avances de la pareja de la madre.  Lo mejor sería advertir esta situación antes y prevenir los riesgos de que las adolescentes sean acosadas por alguien de confianza de la familia. Muchas veces es difícil “tener pruebas” de estos hechos porque se disfraza la verdadera intención de seducción. Recordemos que las cifras de abuso sexual en la infancia y adolescencia reportan a miembros de la propia familia o personas de confianza como los abusadores más frecuentes.  Por todo ello,  es importante que las adolescentes no se queden calladas y tomen distancia de estos avances, evitando dar pie a situaciones que las van a perjudicar emocionalmente.

 

5. Confrontar a la madre: si ya le expusiste tu incomodidad y ella no le toma importancia ¿cómo reaccionar o a quién recurrir?

Si la madre no asume una actitud activa de protección a su hija es importante no darse por vencida y buscar otra persona de autoridad en la familia extensa o acudir a las instituciones de ayuda, consejo  y protección. Todo ello puede ser preventivo de una situación de acoso. En todo caso evitar el silencio por el temor a crear un conflicto en la familia. En mi experiencia de trabajo con adolescentes que han sido abusadas por un miembro de su familia, la mayoría de ellas sentía vergüenza de decir lo que les sucedía y no querían causar nuevos conflictos en su familia y se sacrificaron emocionalmente, situación a la que nunca se debe llegar.

 

 

Posteado por: Silvia Ochoa | septiembre 17, 2010

MAMA: QUIERO COMPRAR ROPA NUEVA

LA VESTIMENTA DE LOS  ADOLESCENTES

Ps. Silvia Ochoa Rivero

Entrevista preparada para el diario El Comercio 17-09-10

1. ¿Qué consecuencias trae comprarle toda la ropa que piden los adolescentes?

Los padres actuales queremos y nos esforzamos por complacer a nuestros hijos, pensamos que satisfacer sus gustos y tenerlos contentos, nos convierte en buenos padres, craso error. El consumismo, la publicidad y la presión del grupo pueden confundir a los  adolescentes, haciendo pasar por necesidad al capricho. Nuestros hijos e hijas pueden llegar a pensar y sentir que “necesitan” más ropa, de manera insaciable. La razón de fondo de comprar ropa, creo que puede estar asociada a la necesidad de reconocimiento social: lucir y ser admirado por los otros. La consecuencia más importante de comprarles lo que nos piden, sin entender las motivaciones de su pedido, es que los padres entremos ciegos a negociar con ellos aspectos secundarios de la compra.

2. ¿Cómo los padres pueden explicarle a sus hijos adolescentes que no todas las cosas que piden son necesarias?

Decía Confucio: “Educa a tus hijos con un poco de hambre y un poco de frío”, y pienso siempre en esta frase cuando me preguntan por la conveniencia de que los padres “demos de todo a nuestros hijos” en cualquier edad.  Los padres actuales creemos que hay que darles explicaciones a los hijos de todo, casi para justificar nuestros actos. Creo que los padres tenemos que sentirnos seguros de la conveniencia de mantener un equilibrio con la realidad. Los límites del presupuesto es un argumento de la realidad, otro será ver la cantidad de cosas que ya posee. Pensemos además que la carencia nos permite disfrutar mejor y valorar lo que no se tiene, porque sabemos acerca de su ausencia y entendemos lo que vale conseguirlo. En vez de darles explicaciones de por qué no le vamos a comprar ropa nueva, preguntémosle a ellos ¿para qué necesitan más ropa?. A mí parece que este ropaje puede ser la primera capa de una necesidad afectiva central en la adolescencia: ser reconocidos y aceptados por los demás.

3. ¿Por qué en la adolescencia la moda marca las decisiones de compra en el vestuario de los hijos?

Un estudio realizado por la Universidad de Piura (UDEP), la Universidad de Navarra e Inter Media Consulting, (ver referencia), señala que en el Perú un alto porcentaje de adolescentes entre 13 a 18 años gasta su dinero (56%) gastan su dinero (propinas u otros ingresos) en ropa,  creo que sea de marca o “bamba”,   el sentido de la elección es el mismo y los adolescentes están invirtiendo en ello. La vestimenta forma parte de un código generacional, transmite actualidad, innovación, además es inclusivo o más bien permite que el adolescente se sienta incluido en el grupo. También está asociado deseo de parecerse a gente famosa y “exitosa”. Los adolescentes están en un proceso de búsqueda de identidad, y ello los lleva a centrarse en su imagen y apariencia.

4. ¿Qué estrategia pueden tomar los padres para que el adolescente entienda que la compra de sus prendas de vestir implica que esto esté dentro del presupuesto familiar?

Los hijos tienen que manejar información de la situación familiar, de lo contrario son personajes de cuentos de hadas a punto de colapsar en cuanto descubran la realidad familiar. No los subestimemos, no los estamos traumatizando si les hablamos de las limitaciones económicas y cómo se establecen las prioridades de gasto en el hogar, al contrario les estamos ayudando a tener un modelo que organización de recursos, de ingresos y egresos razonable: no se debe gastar lo que no se tiene.

5. Sería bueno estimularlos a ahorrar para que compren alguna prenda que desee

La pequeña dosis de frustración, que supone conocer las limitaciones en la economía familiar, puede ser un gran estímulo para que, en la medida de sus posibilidades, “se gane” lo que quiere en la vida, se llame ropa o cualquier otra cosa que le produzca bienestar y satisfacción. Recuerden además que la seguridad personal de nuestros hijos se construye sobre la experiencia de “yo soy capaz de lograr lo que quiero con mi esfuerzo”.

Posteado por: Silvia Ochoa | agosto 30, 2010

LA HORA DE DEJAR LOS PAÑALES

PODER SOBRE SI MISMOS

Ps. Silvia Ochoa Rivero

Escrito para Punto de Vista Zona Familiar: El Comercio 30-08-10

Los niños que están aprendiendo a ir solos al baño, comienzan a darse cuenta de su propia individualidad, de lo que sale de ellos y pueden expulsar y de lo que pueden retener o controlar.  .Esta nueva experiencia de control, les permite a los pequeños poder y conciencia de si mismos, de los demás y de las normas sociales.

Es un buen momento para considerar:

– Hablar de las deposiciones y la orina como algo natural, evitando usar palabras como “sucio”, “malo” o “apestoso”, que suelen hacer que el niño se avergüence y  trate de ocultarse.

– Iniciar este proceso cuando el niño muestre signos de madurez, evitando comparaciones con los logros de otros niños de su edad.

– Mantener una actitud relajada, crear condiciones anímicas y de tiempo para acompañar este aprendizaje evitando forzarlo, si ha tenido una mala experiencia; es mejor esperar y reconocer  progresivamente sus logros.

– Asumir con calma los “accidentes” en el baño, como parte del proceso y evitar los gritos, amenazas o castigos.

– Enseñarles normas de higiene y explicándoles las inconveniencias de orinar en la calle.

Posteado por: Silvia Ochoa | agosto 11, 2010

ALIMENTO Y CARIÑO

En el origen de nuestra historia, en los primeros días, meses y años de la vida, donde se construye el sistema emocional de cada ser humano,  el alimento y el afecto son la misma cosa, el vínculo con el alimento y con la madre en primera instancia, cobran una especial importancia.

Nota escrita para El Comercio 09-08-10

http://e.elcomercio.pe/66/impresa/pdf/2010/08/09/ECME090810a16.pdf

Sabemos que el afecto por hijos  se expresa en primer término a través del cuidado. Aún antes del nacimiento, los padres atienden la alimentación de la madre y luego la del bebé recién nacido, como una expresión de su preocupación y deseo de bienestar, salud y crecimiento de su niño o niña.

Observo en la consulta de las madres acerca de sus dificultades con sus niños,  que muchas madres se sienten evaluadas y frustradas en sus competencias maternas cuando los hijos no quieren comer, o no cumplen con las expectativas familiares . Existe una cierta presión social sobre ellas para hacerlas responsables de asuntos que podrian ser fisiológicos y no sólo afectivos.

Cuando un niño rechaza el alimento, debemos tratar de identificar si existe un malestar fisiológico, pues cuando  la madre no comprende, puede insistir  indebidamente y forzarlo a comer, creando una tensión entre ellos, de esta manera, el niño asociará al alimento, acciones especiales que movilizan la atención de su entorno, convirtiéndose en un asunto de poder y control, que debemos observar y evitar en la crianza infantil.

Creo que una señal de autonomía en las personas está en su capacidad para integrar el placer y el alimento, cuidar de si mismo a través de su alimentación.  No es casual que cuando estamos ansiosos o deprimidos, busquemos comer golosinas, chocolates, dulces o beber alcohol buscando que nos entre por la boca esa felicidad anhelada, ese placer frustrado, esa pequeña compensación que de alguna manera busca restablecer el gusto por la vida y conectarse con el mundo sensorial de la alimentación. Un desafío y una decisión de cada día.

Posteado por: Silvia Ochoa | julio 29, 2010

AL FONDO HAY SITIO, Y MUCHO MÁS…

Acerca de la televisión, la socialización infantil y la regulación emocional

Por Silvia Ochoa Rivero

Con alguna frecuencia padres y madres de familia me piden opinión acerca del número de horas de televisión que deben de ver los niños. Yo evito responder hasta después de conocer un poco más de lo que sucede en cada familia en particular, y analizar con ella lo que le está inquietando verdaderamente a los padres. Muchos comentan que el momento del encuentro familiar, es la cena frente al último capítulo de la novela del momento. ¿Qué consecuencias trae esto en la dinámica familiar?. ¿Cómo procesan grandes y chicos los contenidos de lo que observan?

Sin duda, parte del éxito y la alta audiencia de algunas telenovelas y otros programas, está relacionado con su “capacidad de emocionar” al televidente de todas las edades y con cierto realismo social, que facilite la identificación y la comprensión de las relaciones interpersonales. En cierta medida, “los medios son una escuela de emociones, en la que los niños y adolescentes aprenden, cuándo, cómo y por qué los seres humanos se emocionan y cómo dan salida a lo que sienten” . Ello supone reconocer la influencia de los medios en el desarrollo de la capacidad de emocionarse con lo ajeno, y en el valor que ello tiene en la socialización infantil, pues también permite a los escolares, acumular contenidos para el intercambio con sus compañeros.
El otro aspecto que también contribuye al éxito televisivo, es el atractivo de la facilidad con que se puede digerir esta información porque no es necesario hacer esfuerzo para traducirla a imágenes mentales, lo que si ocurre cuando uno lee o escucha algo. Esto viene bien a los padres cansados de la jornada del día y a los niños y adolescentes poco lectores y consumidores de la golosina visual desde su más tierna infancia y por ende, un tanto reacios al esfuerzo mental y el desafío cognitivo.
Aunque nuestros niños y adolescentes solo vean una hora de televisión al día, ¿se fijaron cuánto se parecen sus respuestas y expresiones a los personajes nacionales o extranjeros de la tele?. A veces me pregunto si estaremos asistiendo pasivamente a la estandarización del comportamiento y del emocionar, que les da más seguridad de éxito en su socialización con frases hechas y expresiones cliché. Sin embargo y paradójicamente, muchos niños y adolescentes televidentes, que llegan a consulta, muestran una pobre competencia emocional y social, y no tienen necesariamente salida a sus conflictos interpersonales, ¿por qué?.
El desarrollo social en la infancia y adolescencia requiere del aprendizaje de la AUTOREGULACION EMOCIONAL, algo que los medios no suelen mostrar, tal vez porque todo tiene que pasar en ese capítulo y se requiere de una velocidad que no enseña cuando las cosas no se pueden conseguir inmediatamente. Controlar el impulso, superar la frustración, perseverar y esforzarse para obtener algo, no son las formas usuales de resolver las cosas en la tele. El otro aspecto es que la mayoría de habilidades emocionales requieren algo más que la observación pasiva, ya que se trata de poner en tiempo real, la vida y las propias emociones.


¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos a hacer conciencia en ellos de su propio emocionar?

La imaginación y el pensamiento de los niños y los adolescentes están congestionados de imágenes, ideas y valores que llegan a través de las pantallas y que muchas veces los movilizan emocionalmente. Las imágenes ponen en marcha, procesos que influyen en el desarrollo de la comprensión de la realidad social: relaciones sociales, enamoramientos, conflictos y otras emociones que se juegan en la trama de las telenovelas, están cargados de contenidos que “enseñan como comportarse” a los niños y adolescentes y a predecir las conductas de los adultos. Sin embargo ellos necesitarán de la interlocución con el adulto para comentar acerca de los valores y comportamientos de los personajes y de las emociones: simpatías y antipatías que le producen.
Tenemos agenda para la sobremesa familiar!

Posteado por: Silvia Ochoa | diciembre 6, 2009

NIÑOS EN VACACIONES

Por Silvia Ochoa Rivero

¿Qué harán sus hijos estas vacaciones?, ¿tendremos más adictos a los video juegos en este verano?,  ¿tendremos niños y adolescentes que siguen viviendo estresados por el ritmo familiar?

Hace algunos años, acepté la invitación de un adolescente de 12 años que se ofreció a enseñarme juegos en línea y de playstation. Trajiné algunos minutos en un juego en el que fui perseguida y asesinada repetidas veces, y en medio de chorros de sangre,  se acabaron mis vidas. Cuando por fin se terminó el sangriento episodio en donde todo ocurría a una velocidad supersónica para mis reflejos, mi adrenalina estaba al tope y mi corazón latía a gran velocidad, me sentía muy ansiosa. Ese día comprendí algo más de lo que pasa con los niños y adolescentes, la frustración de esa derrota podía ser un desafìo para continuar en sesiones interminables, había entendido algo más acerca de la ansiedad infantil.

Se que muchas familias preocupadas por los riesgos  y limitaciones que todo esto trae, para el desarrollo de los niños,  tratan de no dejar en la televisión, la computadora o los juegos electrónicos y cargan con los ellos en busca de alternativas, pero ¿qué les ofrecemos?

No es ninguna novedad afirmar que hoy en día muchos de nuestros hijos deben seguir el acelerado ritmo de sus padres. Somos los adultos quienes los arrastramos desde pequeños con nuestros apuros y los forzamos a correr de un lugar a otro: que se vistan volando, que coman rápido, que suban y bajen del auto o del micro, y que vivan con nosotros en una constante carrera contra reloj.

Hace unos días puede ver “la caja del desayuno”, en el carro de una amiga donde sus niños comen, hacen tareas, estudian y duermen mientras se desplazan de un lugar a otro. Y es que viviendo en una ciudad grande, los niños completan en los largos recorridos de transporte algunas de las antiguas rutinas del hogar. Me quedé pensando en las muchas veces que los padres en consulta psicopedagógica explican y se quejan de sus hijos (niños y adolescentes) que no tiene buenos hábitos de estudio y que sufren por lo mal que se alimentan.

¿Cómo hacer para brindarles a los hijos experiencias que ayuden a su armonía, equilibrio y que sean ajenos a vivir el estrés infantil?

Cuando los niños y adolescentes piden que no los matriculen en “vacaciones útiles”, vale la pena averiguar que hay detrás de esta actitud, antes de intentar persuadirlos o dejarlos en manos de la tele y los video juegos por el resto del verano. (Consultar el artículo: No quiero hacer nada)

Es importante brindarles un espacio de recreación y disfrute, un pequeño paréntesis en esta vida tan acelerada exigente que todos vivimos. Permitirles experiencias que alimenten su armonía y equilibrio interior, no se trata de “llenar su tiempo”, para que nos dejen tranquilos. Busquemos con ellos alternativas, recordemos las veces en que expresaron intereses y quedaron postergados los sueños, tal vez estas vacaciones puedan ser un buen momento para combatir el estrés a través de la recreación, aún en los casos en que los chicos requieren refuerzo escolar. (Ver el artículo: ¿ Nada de libros este verano?)

Posteado por: Silvia Ochoa | diciembre 5, 2009

TALLER DE BIENESTAR INFANTIL

TALLER DE BIENESTAR INFANTIL

Una invitación para los más pequeños

Muchas exigencias y expectativas de los padres hacia los niños en edad preescolar enfatizan en el aprestamiento a la lecto escritura, en un periodo de edad en el que es más importante  el descubrimiento de su entorno físico,  comprender las normas de la vida en grupo y descubrir su propia corporalidad, aspectos esenciales en el equilibrio emocional que precede a otros aprendizajes, por lo tanto, no es necesario apurarlos ni presionarlos  para que comiencen a leer antes de los seis años. 

Nuestra propuesta para ellos en estas vacaciones, es el Taller de Bienestar Infantil, un espacio para la expresión y socialización, la práctica de distintas actividades artísticas acompañadas por un permanente contacto con la naturaleza. Las distintas actividades del Taller de Bienestar Infantil, buscan que los niños estén en contacto consigo mismo y con los demás y que poco a poco vayan logrando valorar el proceso de su creación, aprendan a ser pacientes y tolerantes y a tener un mejor manejo de sus frustraciones y el manejo de sus impulsos. Buscamos construir con ellos un ambiente de respeto por los tiempos, por uno mismo y por el otro. Creemos que de esta manera es que los niños aprenden a conocerse, a respetarse y a quererse a sí mismos.

Respetar el trabajo del otro, cuidar los materiales y comprometerse con el material que cada uno eligió, son tres normas básicas en el Taller de Bienestar. En cada encuentro se plantea la posibilidad de jugar, entrar en contacto con la naturaleza y realizar una manualidad o una actividad libre. Cada niño decide el material a utilizar, su uso y cuánto tiempo le quiere dedicar a su trabajo. Algunas de las normas que marcan el ritmo grupal son: respetar el trabajo del otro, cuidar los materiales y comprometerse con el material que cada uno eligió.

Buscamos que poco a poco cada niño logre bienestar y placer en las actividades libres y dirigidas, disfrutando del proceso de creación sin que importe tanto si el adulto lo mira con aprobación o si no termina de comprender el placer que se esconde tras la realización del mismo. También verán que tiene su encanto llevar a casa trabajos que expresan sus logros y que pueden generar admiración y respeto en su familia.

Si está interesado visitenos: http://www.psicopedagogia.pe

Teléfono: 999233269

Inicio: Lunes 11 de enero 2010

Lugar: La Molina – Lima . Perú

 

« Newer Posts - Older Posts »

Categorías